El insomnio, un despertador inoportuno

Publicado por Alfredo G.Ansorena,
20 julio 2008

Un buen año escolar para nuestros hijos depende, la mayoría de las veces, de un buen estado de salud. Un sueño de calidad, en cantidad suficiente, es pues indispensable. Un tercio de nuestra vida está consagrada a él, alrededor de 25 años. Durante este tiempo desaparecemos de la escena del mundo para encontrar más o menos el reposo a nuestro equilibrio físico y psíquico, lo que nos aporta una verdadera "bocanada de aire".

 Son muchos los que piensan que dormir es perder el tiempo. Corregir esta idea y saber que son necesarias 8 horas como media para que siga funcionando bien nuestro "reloj biológico".

Ahora bien, algunos tienen necesidad de más sueño y otros de menos. Se sabe que los grandes hombres de la historia son a menudo poco dormilones, pero siempre hay excepciones. Así por ejemplo, Einstein dormía 12 horas. Lo ideal evidentemente seria dormir en el momento que uno decide y el tiempo que quiera. Esta frase, atribuida a Napoleón, lo dice: "...en veinte minutos declararnos la guerra, mientras tanto, voy a dormir un poco".

En los países industrializados se estima que aproximadamente un 30% de la población tiene trastornos del sueño. Y es en los más jóvenes donde actualmente se está notando este crecimiento, como se observa en las consultas.

¿Cómo se manifiesta? En su vida de relación presentan una falta de atención constante, no parecen escuchar o comprender lo que se les dice, se distraen al menor estímulo, y los resultados escolares no son buenos, por debajo de su potencial intelectual. Sin olvidarnos, que es en esta edad donde se corresponden mayores necesidades metabólicas que influyen necesariamente en su desarrollo estatural-ponderal.

Dificultad de conciliar el sueño o despertar nocturno son testimonio de interrogaciones y de dificultades. Es también cierto que un dormir perturbado en un joven es signo de conflictos o de angustias, que se traducen en un clima de inseguridad cara a la vida familiar o escolar.

En medicina homeopática este trastorno no es visto como un fenómeno aislado. Siempre se analiza en un contexto comportamental, psicológico y físico global.

No existen somníferos homeopáticos. El medicamento será elegido en función de las características particulares de cada uno. El interrogatorio, diálogo y la comprensión del modo de aparición del insomnio, son fundamentales.

Para muchos insomnios ocasionales o de instalación reciente, los medicamentos homeopáticos que citamos, son eficaces si son prescritos por un médico y adaptados a la similitud con el paciente. Es más difícil de resolver cuando se ha hecho crónico y está acostumbrado a los somníferos. Será entonces necesario un tratamiento de fondo que restablezca su equilibrio perturbado.

No olvidar que el sueño es un factor esencia! de la salud de vuestro hijo, y la Homeopatía es un excelente método médico para vencer el insomnio.

Caben destacar estos  medicamentos homeopáticos de uso más frecuente:

  • CHAMOMILLA 5 CH: si el niño es agitado, inestable, impaciente, a veces colérico y gritón, con dificultad para coger el sueño.
  • IGNATIA 5 CH: cuando el insomnio es consecuencia de un disgusto, una contrariedad, una preocupación, un shock emocional. Es la híperemotividad.
  • GELSEMIUM 5 CH: ansiedad por anticipación, previo a un examen, a una prueba, en espera de una buena o mala noticia. Se acompaña de temblores y palpitaciones.
  • KALIUM BROMATUM 5 CH: terrores nocturnos, pesadillas y habla durante el sueño. Se acompaña de agitación seminconsciente de las manos.
  • KALIUM PHOSPHORICUM ó PHOSP-HORICUM ACIDUM 5 CH: falta de sueño por cansancio típico de los estudiantes. Por fatiga intelectual, preparación de exámenes. Se acompaña a menudo de dolor de cabeza y el apetito aumenta.
  • STRAMONIUM 5 CH: necesidad de una luz para dormir. Pesadillas nocturnas con agitación. Se acompañan de tics.
  • CIÑA 5 CH: sobresaltos y gritos durante el sueño; chirriar de los dientes, prurito anal. Remedio de parásitos intestinales.
  • CYPRIPEDIUM 5CH: sueño cambiado, por la noche quiere jugar y por el día dormir.
  • COFFEA 5 CH: agitación. No se toleran ruidos ni luz. Euforia, excitación. Se despierta muchas veces.
  • NUX VÓMICA 5 CH y LYCOPODIUM 5 CH: los autointoxicados y estresados, en los que los acontecimientos del día les impiden coger el sueño. Insomnio que guarda también relación con los trastornos digestivos consecuencia del abuso de excitantes: café, alcohol... Hiperexcitables, irritables. Se despiertan muchas veces. Incluso se levantan para comer.

La homeopatía analiza los tres grandes componentes de la naturaleza humana. La primera , es la morfología del cuerpo, es decir, la constitución física de base; la segunda, es el temperamento y el perfil mental que la acompaña, es decir, la constitución psíquica; la tercera es el destino patológico, la predisposición individual, es decir, la diatesis.

Alfredo García D.Ansorena

"La homeopatía es una rama de la medicina y por tanto corresponde a los médicos su práctica".

Emilio Macías Escalada

"La medicina homeopática puede ayudarnos en numerosas patologías de la boca".



Consulta Dr. Alfredo García D.Ansorena Médico Homeópata

+34 942 225 812

Más informaciones

Consulta Dr. Emilio Macías Escalada Médico Estomatólogo

+34 942 361 310

Más informaciones