¡¡Pequeños males... y grandes vacaciones!!

Publicado por Alfredo G.Ansorena,
04 agosto 2008

Estación muy agradable, caracterizada por el calor y el sol. El verano puede tener una influencia sobre nuestra salud, favoreciendo la aparición de trastornos particulares o modificando la evolución de ciertas enfermedades. Si durante todo el periodo académico los principios fundamentales de una buena higiene de vida han sido, de alguna u otra forma, un poco olvidados: ritmos biológicos perturbados, alimentación desequilibrada, actividad física reducida... son también las vacaciones un periodo de descanso y relajación en el que a veces se olvidan estas reglas elementales.

 Trastornos cutáneos por una exposición prolongada al sol, quemaduras, urticarias, herpes labiales, golpes de calor, eritemas solares, insolación. Trastornos digestivos de toda índole, desde diarreas estivales o "del turista" a intoxicaciones alimentarias, etc. Los mareos por viajes en barco, avión... O los problemas que acarrean las picaduras de insectos.

Estos son algunos de los contratiempos que pueden producirse en este periodo vacacional. La medicina homeopática se adapta bien a estas patologías y los medicamentos que utiliza pueden ayudar a solucionarlas. Siempre con la ventaja de poder ser utilizados por todos, la buena tolerancia, además de la ausencia de efectos secundarios. La elección del medicamento se hará en función del estado inflamatorio o lesional, de las circunstancias que han favorecido la aparición de este estado (psicológico-climático-infeccioso...), de la reacción de la persona en el proceso y en las circunstancias. Un botiquín de primeros auxilios homeopático puede perfectamente dar solución a todas estas patologías veraniegas. Algunos medicamentos y trucos que considero básicos para un trastorno que se produce con frecuencia son las picaduras, donde podremos dar los primeros pasos en la Homeopatía y constatar su eficacia.

PICADURAS: las abejas, avispas, tábanos, acaras, mosquitos, arañas, hormigas rojas, abejorros, piojos, medusas, anémonas de mar, corales, etc., están presentes en verano y a todos nos pueden picar. Lo más a menudo, benignas; la sola consecuencia en personas no alérgicas es un vivo dolor en el punto de la picadura, inflamación local con quemazón, picor. Por el contrario, en personas alérgicas al insecto causante, estas picaduras se traducen en unas reacciones graves y espectaculares que pueden llegar de la urticaria simple, y sin son numerosas las picaduras y en zonas críticas (garganta, vasos sanguíneos, ojos...), a una urticaria gigante, afectación del estado general con pulso rápido, respiración difícil, fiebre, a un shock anafiláctico, donde sería necesario el auxilio de urgencia en un centro hospitalario.

SOLUCIONES: en primer lugar, extraer el aguijón, si se puede y está clavado en la piel; después, hacer cataplasmas refrescantes-calmantes-desinfectantes que pueden ser de gran servicio, tipo vinagre con sal en la zona de la picadura, o de cebolla, caléndula, perejil, limón... Si nos encontramos en el campo, frotando con su jugo sobre la zona; y por último, utilizar la medicina homeopática con dos medicamentos esenciales: APIS 7 CH y LEDUM PALUSTRE 7 CH, pues corresponden a los síntomas que aparecen. En el primero, domina el edema-hinchazón traslúcido o rosado con dolor y quemazón; y en el segundo, lo mismo pero sin edema. Si además hay ampolla, se completará con CANTHARIS 7 CH.

Las picaduras de animales marinos, también provocan pequeñas erupciones dispuestas en líneas discontinuas con un dolor y picor intenso y que se acaban transformando en vesículas, lo primero que hay que hacer es lavar la zona con agua de mar y no dulce, pues existe el riesgo de hacer estallar los nematocistos de las medusas, por ejemplo, que son las células que contienen el veneno. Aplicar luego el cataplasma de vinagre con sal durante media hora, o arcilla si disponemos de ella, y APIS 7 CH (edema, rojez, hinchazón), LEDUM 7 CH (sin edema), CANTHARIS 7 CH (vesícula) y MERCURIUS SOLUBILIS 7 H (infección de la vesícula).

De forma preventiva podemos utilizar también la homeopatía para hacer una desensibilización que si hubiese picadura, será más atenuada. Dar PALUSTRE 5 CH 5 gránulos  4 veces al  día  durante  el periodo de exposición,   CALADIUM  7 CH, 1 dosis cada 15 días dos meses antes, y si conocemos qué insecto nos lo produce tomar CULEX 7 CH, MYGALE 7 CH, ARANEA 7 CH, ASTERIAS 7 CH, FÓRMICA 7 CH... y así estar protegidos.


La homeopatía analiza los tres grandes componentes de la naturaleza humana. La primera , es la morfología del cuerpo, es decir, la constitución física de base; la segunda, es el temperamento y el perfil mental que la acompaña, es decir, la constitución psíquica; la tercera es el destino patológico, la predisposición individual, es decir, la diatesis.

Alfredo García D.Ansorena

"La homeopatía es una rama de la medicina y por tanto corresponde a los médicos su práctica".

Emilio Macías Escalada

"La medicina homeopática puede ayudarnos en numerosas patologías de la boca".



Consulta Dr. Alfredo García D.Ansorena Médico Homeópata

+34 942 225 812

Más informaciones

Consulta Dr. Emilio Macías Escalada Médico Estomatólogo

+34 942 361 310

Más informaciones